¿Ansiedad por el dulce? ¿Cansancio, dolor abdominal? Quizás tienes parásitos intestinales y ni siquiera lo sabes.

Cada vez más estudios muestran que muchos de nosotros tenemos parásitos intestinales y ni siquiera lo sabemos. El problema es que pueden ser los causantes de variedad de alteraciones en nuestra salud ya que los parásitos, o gusanos, no sólo afectan a nuestros intestinos si no que van “comiéndose” nuestras vitaminas, minerales, aminoácidos y pueden invadir el hígado, vesícula, corazón, pulmones, la piel… causando fatiga, migrañas, irritabilidad, problemas de piel, alergias,  inflamación y dolor, inflamación del útero o anemia.

Síntomas de que puedas tener parásitos intestinales

  • Ganas de comer dulces, cuanto más azúcar mejor. Estos “bichos” se alimentan en gran parte de azúcar y piden grandes raciones de este.
  • Picor en el ano y genitales.
  • Picor en nariz u ojos.
  • Tanto puede causar estreñimiento como diarrea.
  • Dolor abdominal, náuseas.
  • Mal sabor de boca, mal aliento.
  • Te sientes irritado e incluso duermes mal.

Suplementos antiparasitarios

  • Aceite de coco ya que es rico en ácido caprílico, ácido cáprico y ácido láurico que ayudan a eliminar los parásitos. Tomar 2 cucharadas de postre antes del desayuno, comida y cena. Debe ser aceite de coco virgen ecológico.
  • Tomar una cucharada de bicarbonato de sodio con medio limón o lima en medio vaso de agua 2 veces al día. Esto te permitirá alcalinizar tu cuerpo.
  • Extracto de semillas de pomelo. Tomar 15 gotas 3 veces al día.
  • Estas plantas y especias son antiparasitarias: Moringa Oleifera, artemisa, tomillo, pau d´arco, nogal, orégano, comino, clavo, canela, cilantro, cúrcuma, jengibre, menta.

Debes seguir este tratamiento entre 4 y 5 semanas. Los parásitos son muy resistentes, puede parecer que han desaparecido al empezar a sentirte mejor pero ahí siguen.

Recomendaciones 

  • Eliminar de tu dieta los azúcares, edulcorantes, alcohol, café.
  • Disminuir el consumo de fruta ya que contiene mucho azúcar aunque sea natural.
  • Lava bien las verduras, sobre todo las lechugas incluso las que van en bolsa preparadas para comer. Puedes echarle vinagre de sidra para hacerlo.
  • Si tienes la costumbre de comerte las uñas lávate bien las manos antes. Cuando te rascas la zona donde hay picazón, los huevos se adhieren a los dedos y se meten debajo de las uñas. Luego, los huevos se transfieren a otras superficies, como juguetes, ropa de cama o asientos de inodoros.
  • Lavado en la mañana. Debido a que los parásitos ponen huevos en la noche, lavarse la zona del ano en la mañana puede ayudar a reducir la cantidad de huevos en el organismo.
  • Lavar la ropa interior a temperaturas altas. Esto ayuda a eliminar los huevos.

Judith Orts, Naturópata


Si quieres una sesión personalizada clica en unos de los siguientes enlaces.


Productos relacionados


Citas